Agentes policiales siempre dispuestos a tender una mano solidaria

106
En desastres naturales como deslaves, terremotos, inundaciones o incendios los agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) están listos y dispuestos a tender una mano solidaria a las personas que quedan con vida, así como en la recuperación de los cuerpos de las que no corren con la misma suerte y fallecen en el lugar siempre con la finalidad de cumplir con los ejes específicos de brindar seguridad ciudadana mas allá del deber planteada desde que tomó posesión el actual titular de la Cartera del Interior, Enrique Degenhart Asturias.

 

Estos agentes que están al servicio de la ciudadanía para prevenir o reaccionar ante cualquier hecho relacionado a la seguridad, también se arremangan sus uniformes y con el lodo o el agua hasta las rodillas no escatiman esfuerzos y aun a costa de sus propias vidas, salvan la de otro guatemalteco.

Luego y con el cansancio reflejado en el rostro, muchos de ellos deciden por su propia voluntad, seguir apoyando en las labores de rescate, moviendo toneladas de escombros, con palas y aún con sus propias manos o nadando hasta áreas con corrientes traicioneras y con gran profundidad todo con el afán de poder salvar una vida.

Hechos tristes como los deslaves del Cambray, el cerro Wachuna, en San Pedro Soloma, deslaves en basureros de la Ciudad o las inundaciones de inicio de año en Morales y Puerto Barrios en el departamento de Izabal, son algunas de las tragedias donde, desde el primer momento en que se tienen noticias de los desastres, los agentes policiales se hacen presentes, no solo para su tarea principal de proteger a las personas y los bienes materiales de damnificados, sino también en labores netamente humanitarias.

Pero también en incontables ocasiones en redes sociales estos uniformados han apoyado a personas de la tercera edad que llevan su cargamento de leña en la espalda o madres que llevan a sus hijos enfermos y les ayudan a cargar o transportarlos hasta sus destinos.

Otros agentes conmovidos por las condiciones de precariedad y la evidente pobreza han decidido construir cuartos o hasta casas con el apoyo de sus compañeros de la Estación o Comisaría Policial a la cual pertenecen, todo ello sin el afán de presumirlo, sino simplemente porque su enorme corazón se los pide.

Otros tantos policías al terminar sus jornadas continúan dando charlas preventivas en escuelas, institutos esto sin que esté entre sus obligaciones laborales para lo cual muchas veces tienen que hacer largos recorridos para llegar a sus destinos, todo por evitar que los niños y jóvenes del país se involucren en pandillas o en delitos relacionados al narcotráfico.

Comprometidos con el medio ambiente

No solo en apoyo humanitario los agentes policiales están comprometidos, ya que además en todo el país miles de policías se involucran en sus respectivas comunidades en planes de reforestación, son los primeros en encabezar esta  importante labor.

Aunado a ello incontables han sido las jornadas de limpieza de ríos y lagos donde los elementos de la PNC han estado presentes todo con la finalidad de proteger las cuencas hídricas del territorio nacional.

Nota: Carlos Hernández

COMPARTIR