Jorge Arana, Jefe del Departamento de Especialización K-9.
“El estado de fuerza dentro de la Escuela Centroamericana de Entrenamiento Canino, cuenta  actualmente a nivel nacional con un poco más de 50 perros, de los cuales seis se encuentran destinados específicamente para la parte educativa”, expuso Jorge Misael Arana Ortega, quien actualmente ocupa el cargo de Jefe del Departamento de Especialización K-9 de la Escuela.

 

Con 19 años de haber iniciado funciones y con un amplio historial de resultados positivos, en el adiestramiento de canes especializados, en la detección de ilícitos producto del narcotráfico y la delincuencia organizada, la Escuela Centroamericana de Entrenamiento Canino, continúa preparando binomios para darles paz y tranquilidad a los guatemaltecos.

Cada binomio trabaja de forma sincronizada.

Según su actual Directora, Feremka Godínez Alfaro el objetivo primordial es preparar binomios entre el guía y los canes, con el propósito de lograr la detección de drogas, papel moneda, armas, explosivos y ahora hasta celulares y chips dentro de las cárceles del país.

“Gracias a los convenios de colaboración entre los Estados Unidos y Guatemala y para fortalecer las capacidades de la Unidad Antinarcótica se han implementado cursos de especialización para el personal”, expuso Godínez.

Entre los cursos impartidos están: 13 cursos internacionales para instructores entrenadores de perros, 12 cursos internacionales para guías de perros, 16 cursos nacionales para guías de perros, 04 cursos nacionales de Comando de Operaciones Especiales COE, 11 cursos nacionales del Departamento de Operaciones Antinarcóticas DOAN, 11 cursos nacionales de Secretaría de Análisis de Información Antinarcótica SAIA y 17 cursos nacionales de Comando de Operaciones Antinarcóticas COAN.

Razas más utilizadas

Relacionado a las razas más utilizadas por la Policía Nacional Civil para la detección los ilícitos, Arana Ortega detalló que los canes de la línea de los pastores  llámese Pastor Belga Malinois, Pastor Alemán, Pastor Holandés y los Labradores Retriver y los  Golden Retriver, los que más se utilizan en el país.

“El proceso de entrenamiento de los canes oscila entre los tres a cuatro meses pero dependerá de la capacidad de los mismos para adquirir las habilidades necesarias para la detección de las sustancias prohibidas o los demás ilícitos”, expuso Arana Ortega.

Agregó que si el perro ya está entrenado, se busca lograr que éste logre un buen vínculo con el guía y si no que en el proceso de entrenamiento el guía vaya adquiriendo el vínculo con el can, en un proceso de mejora continua.

Nota: Carlos Hernández
Fotografía: Doriam Morales

Video: Felipe Castillo/ Antonio Reyes.

COMPARTIR