Los patrullajes constantes alrededor de los centros educativos, para fomentar la cultura de paz entre estudiantes, no es lo único que caracteriza a los agentes asignados al Programa de Escuelas Seguras, sino también la confianza y la cordialidad con la que son recibidos por los alumnos de los diferentes establecimientos a los que les brindan seguridad actualmente.

Quienes ven en los agentes, ya no una figura de temor, sino un amigo con quién platicar y al cual acudir ante alguna situación anómala, tanto dentro, como fuera de sus establecimientos.

“Ver que los policías están aquí a la hora de entrada y salida nos hace sentir más seguros y libres, además vienen a darnos charlas y hacen actividades deportivas con nosotros” expresó Allan, estudiante de la Escuela Fe y Alegría ubicada en la zona 12 de Villa Nueva.

Esta cercanía no solo es manifestada por los alumnos, sino también por los maestros y los padres de familia, que califican el programa policial como importante y exitoso, ya que ha contribuido a detener situaciones delictivas alrededor de los centros educativos y a evitar que los educandos sean víctimas de grupos delincuenciales.

“Nosotros nos sentimos tranquilos en casa al saber que hay seguridad en la escuela, es grato ver que ahora los policías son personas en las que podemos confiar, los niños ya nos les tienen miedo, al contrario los ven como amigos, platican con ellos. Este es un programa muy bonito y año con año ha ido mejorando” comentó Norma Moreno, madre de familia, quien llegó a dejar a sus hijos a la Escuela Mixta El Mezquital.

 

El Programa Escuelas Seguras de la Subdirección de Prevención del Delito de la Policía Nacional Civil (PNC), actualmente cubre 116 centros educativos entre escuelas e institutos, en donde no solo se llevan a cabo patrullajes, sino que los elementos policiales trabajan en conjunto con los maestros y directores a quienes informan, sobre la forma en que se debe proceder ante algún hecho delictivo dentro de los centros o alrededor de los mismos.

Además realizan actividades lúdicas con los alumnos y les imparten charlas para evitar que se involucren en pandillas, consuman drogas o alcohol y que denuncien si están siendo víctimas de algún delito.

Producto del trabajo por medio de este programa, la entidad policial ha logrado disminuir los actos de violencia y enfrentamientos entre establecimientos, principalmente en los institutos ubicados en el centro histórico.

Nota: Génesis Agustín

Fotografía: Felipe Castillo

Video: Felipe castillo / Estuardo Valdéz.