Incautan Q760 mil y capturan a integrantes de una banda trata de personas

316

La Policía Nacional Civil a través de sus investigadores de la Subdirección General de Investigación Criminal (SGIC), realizó nueve allanamientos en coordinación con fiscales del Misterio Público, para capturar a sindicados del delito de trata de personas, en la capital y San Miguel Petapa.

Se reporta la captura de Magdalena Aracely Castro Godínez, de 22 años, en la colonia Amparo II, zona 7; mientras que en la colonia Prados de Villa Hermosa, zona 7 de San Miguel Petapa, fue capturada Cristy Haydee Villatoro González, de 25 años.

Así como Ana Isabel Urías, de 40 años, de nacionalidad salvadoreña, detenida en la 31 avenida y 14 calle, colonia Ciudad de Plata II, zona 7, por incurrir en delitos flagrante de los contenidos en la ley contra lavado de dinero y otros activos.

Dentro de la vivienda allanada donde fue detenida la salvadoreña se localizaron tres computadoras portátiles, una tablet, un CPU; una grabadora video digital; un teléfono celular, documentos varios, cuatro armas de fuego, cinco tolvas, así como Q.750 mil 308.50; US$.30 mil 707; 308 Euros; 16, 530 pesos mexicanos; 70 billetes en moneda de Brasil; 212 lempiras; 2 mil pesos chilenos; 30 córdobas; un billete de 10 en moneda desconocida y un cheque viajero de 50 dólares americanos.

Mientras que en un centro nocturno denominado Baron Rojo, ubicado en la ruta 4, 3-53, zona 4 capitalina, se localizaron Q.9 mil 858 en billetes y monedas de diferentes denominaciones; tres tablets, una computadora portátil, dos CPU, 45 sobres plateados, 14 libretas de notas, cuatro cuadernos espiral, 18 facturas a nombre de un centro nocturno y 6 fragmentos de facturas, un talonario de facturas donde se lee el nombre un centro nocturno, documentos varios, 222 Bouchers, 538 tiquetes de diferentes colores y un teléfono celular.

La investigación determinó que los detenidos son integrantes de una estructura que contactaba a menores de edad, con atractivo físico, a quienes bajo promesa de empleo sometían a cirugías estéticas, para aumentar atributos físicos y luego comercializarlas sexualmente, y de esta manera beneficiarse ilícitamente por la remuneración económica recibida. Develándose de esta manera la estructura criminal dedicada a la trata de personas en su modalidad de explotación sexual, quienes operaban principalmente en la ciudad capital.

COMPARTIR