Una mujer cuando ya es madre no descansa de hacer labores en el hogar y aun más cuando trabaja, ya sea en instituciones públicas, privadas y por cuenta propia.

“Me gusta ayudar a los niños y sobre todo a las mujeres que se han quedado solas por distintos motivos, el trabajo de madre no solamente es en la casa es la lucha diaria que debemos enfrentar en la calle y trabajo; no descansamos” asegura  Amparo Reyes, trabajadora de la Oficina de Valor y Servicio de la Policía Nacional Civil, (PNC).

Por su parte, Dalia Santos, vocera del Departamento de Transito de la Policía Nacional Civil, comentó que ser madre es una de las mejores labores puesto que se desarrollan aptitudes que jamás se imagina una mujer tener.

“Me gusta mi trabajo, porque ayudo a la ciudadanía, pero al mismo tiempo ser madre es una de las mejores profesiones, porque uno en los hijos encuentra todo el amor que una mujer puede imaginar”, aseguró Santos.

Virgina Cajas Fuentes, de servicio en la Subdirección General de Análisis de información antinarcótica de la (PNC), manifestó su satisfacción hacia su labor, puesto que comentó que la ciudadanía lo amerita.

“Es una experiencia muy bonita, ser madre y ayudar a la población, porque generan sentimientos compartidos, ya que tanto los guatemaltecos como mi hijo amerita atención y tiempo. En tanto aprovecho mis días libres para mi hijo”, afirmó Fuentes.

IMG_0596Brindar amor

El mensaje de las madres y profesionales coinciden que el esfuerzo se visualiza cuando los niños ya son profesionales.

Amparo Reyes, comentó que tiene un niño de un año y se encuentra en estado de gestación, considerando que “una madre debe dar un amor incondicional a sus hijos, por ellos uno trabaja para darles lo mejor, por eso busco espacios para darle lo que puedo a mi bebé”.

Dalia Santos, dijo que busca multiplicar su tiempo y atenderlos para que su presencia no falte en ningún momento de sus vidas.

Virginia Fuentes, hace el llamado a las madres a ser fuertes  y luchar por sus hijos, “toda mujer sabe el valor de los hijos, por lo que con el tiempo ellos agradecerán todo nuestro esfuerzo”.

Nota: Flor de María Ortíz.
Fotografías: Doriam Morales.

COMPARTIR