Mujeres de cárcel “Santa Teresa”, se gradúan de Cultoras de Belleza

303

Con la coordinación del Ministerio de Gobernación, el Sistema Penitenciario (SP) ha propuesto varias alternativas de rehabilitación, trabajo, motivación de los equipos multidisciplinarios, el apoyo de personas particulares y empresas amigas, hoy culminó el curso de Cultora de Belleza, con la graduación de 17 mujeres del Centro de Detención Preventiva para Mujeres «Santa Teresa», zona 18, informó, Eliot Palma, subdirector del SP.

«Estamos satisfechos del excelente trabajo que nuestro equipo ha realizado con las privadas de libertad, ellas han aprovechado los conocimientos al máximo lo que seguramente les permitirá al salir de su condena encontrar un empleo o mejor aun instalar el suyo» expuso Palma.

 

Por su parte Ana Lucrecia Muñoz, privada de libertad e instructora del curso detalló que fue un año completo de trabajo con las compañeras, tiempo en el cual se les compartieron las áreas de peluquería, teoría de estructura del cabello, de la piel, colorimetria, cosmetología, transformación permanente del cabello, procesos de Spa donde se trata piel, manos, pies, técnicas de uñas, masajes, entre otras actividades, para poderlas graduar y así tener rehabilitación social.

«Las que lograron terminar su curso salieron muy bien preparadas y son además una motivación para las mas de cuarenta y cinco que este año acaban de iniciar la segunda promoción, y gracias al éxito de este que hoy culmina, se abrió un curso más que es el de Técnica Especialista de Uñas».

 

Según Muñoz este tipo de talleres es de gran importancia para un centro preventivo para mujeres, porque es el área técnica que les da herramientas para,salir adelante al ser libres.

«Con una carrera técnica las privadas pueden empezar a trabajar desde sus casas, construyendo una pequeña empresa, por lo que sería muy bueno poder replicarlo», comentó.

Curso me alejó de las drogas

«Una de las privadas de libertad tuvo la valentía de pasar al frente y primero agradecer a Dios, luego a las autoridades del SP por la oportunidad de dejarlas estudiar tan importante curso pero sobre todo a las instructoras pues hace un tiempo ella estaba completamente inmersa en el mundo de las,drogas, muy devastada y confesó que el curso le sirvió para seguir adelante, ocupar su mente.

«Estoy muy agradecida con Dios, y con las compañeras y las,instructoras porque no les importó que era una drogadicta».

Nota: Carlos Hernández

Fotos: Roberto López

Video: Edy Lima/ Antonio Reyes/ Estuardo Valdéz