El trabajo de la unidad canina de la Subdirección General de Análisis e Información Antinarcótica (SGAIA), de la Policía Nacional Civil (PNC), luego de la integración de nueve agentes que actualmente se encuentran en fase de entrenamiento en la escuela de la especialidad ubicada en Laguna del Pino, Barberena, Santa Rosa.

Óscar Dávila, Quinto Viceministro Antinarcóticos, explicó que los cachorros fueron donados por el Gobierno de Estados Unidos y tras pasar la fase de entrenamiento se verá fortalecido el trabajo de la lucha contra las drogas en el país, pero también podrán apoyar las acciones que se realizan en el Sistema Penitenciario, así como el de la unidad especializada en explosivos de la PNC.

Por aparte, Feremka Godínez, directroa de la Escuela Centroamericana de Entrenamiento Canino (ECEC), detalló que “estos canes se suman a los que ya han dado excelentes resultados y que en su gran mayoría también han sido donados por el gobierno del país del norte”.

Al concluir el entrenamiento, el cual dura alrededor de nueve meses, los agentes caninos serán capaces de detectar  armas, drogas, explosivos, papel moneda, chips y teléfonos celulares.

 

De acuerdo con Godínez, el olfato es la principal fortaleza de los agentes caninos, lo cual les permite ubicar cualquier clase de ilícitos en diferentes ambientes como vehículos, casas, zonas boscosas, incluso en lugares poco accesibles como varios metros bajo tierra y en caletas.

Durante la etapa de entrenamiento de los aspirantes a pertenecer al selecto grupo de Agentes K-9 también se seleccionan a sus guías, para completar la dupla perfecta y los resultados se ven reflejados en los resultados positivos de los operativos.

Nota: Carlos Hernández
Fotografía: Doriam Morales

COMPARTIR