El tomar las decisiones equivocadas y el camino fácil llevo a estas mujeres a pasar varios años cumpliendo una condena dentro de un penal sin embargo la vida les dio la oportunidad de cambiar y tuvieron la valentía para enfrentarse al proceso de selección y ser parte de las privadas de libertad que integran el Primer Centro de Rehabilitación y Reinserción que funciona bajo el nuevo Modelo de Gestión Penitenciaria.

Sara, Bexsa, Paola, Yadira, María, Jaqueline, Candy, Marisol, Karina, Judith, Sara, Heidi, Elena, Saraí, Briseyda, Jennifer, Lucero, Noemí, Judith y Ecenia, son mujeres ejemplo de lucha y perseverancia.

Dentro del Centro de Rehabilitación cada día representa una nueva oportunidad para vivir, aprender y luchar por ser mujeres útiles que pueda tener los conocimientos y herramientas necesarias para reincorporarse a la sociedad al terminar de cumplir su condena.

Han transcurrido 4 meses desde que las privadas de libertad se integraron al centro y para demostrar los cambios que han logrado realizaron una presentación especial para sus familiares en el Primer Festival Cultural.

La mañana cultural estuvo llena de emoción, risas y llanto al ver a las internas actuar en las diferentes actividades como la presentación de la obra de teatro El Hijo Prodigo, coreografía de la canción María tomó el pandero, las voces a coro con el tema Color de Esperanza, el soneto de flautas, Dios está aquí y los poemas La Familia lo es todo y A mi Padre escrito por las internas Karina y Lucero.

Karina una de las internas que participó en las actividades comentó sentirse muy contenta porque es la primera vez que en un lugar de reinserción en Guatemala, hay un festival no solo para autoridades, sino para toda la familia.

“Sentimos orgullo, nervios y ganas de llorar, tenemos sentimientos encontrados, el ver a nuestros hijos, que crean en nosotras es muy importante porque somos capaces de hacer muchas cosas y tenemos muchos talentos”, indicó Karina.

La creatividad de la internas también se vio reflejado con un desfile de modas en trajes de fantasía los cuales fueron elaborados de materiales reciclables como tusas, envoltorios de ricitos, prensa, latas de jugos, papel periódico, CD y bolsas platicas; lo que les permitió a las privadas de libertad enviar un mensaje sobre la importancia de cuidar la naturaleza y como están dispuestas a reconstruir su vida.

Saraí, presentó un traje elaborado de papel prensa, lo nombró la Esfera de la Expresión porque le gusta expresarse demostrar sus sentimientos y pensamientos.

“Me siento muy orgullosa de presentar algo, porque el hecho de que este en este lugar, no quiere decir que no podamos hacer nada. Hemos logrado muchas cosas en tan solo 4 meses y estamos emocionadas por salir a ver a nuestras familias, que ellos vean que hemos logrado al estar en este lugar”, comentó Sarai.

Las privadas de libertad demostraron sentirse felices con la actividad y satisfechas por pertenecer a este centro, desde donde agradecen a las autoridades y a la sociedad la oportunidad que les brindan de poder participar en un programa de rehabilitación y reinserción.

La verdad es un privilegio estar en este Centro y gracias a la sociedad que quiere que nos reintegremos y a las personas que nos están apoyando porque no todos creen en nosotras pero estamos dispuestas a demostrar que si podemos lograrlo”, puntualizó Karina.

“Todos tenemos la capacidad de alcanzar nuestros ideales; de la constancia y optimismo depende conseguirlos”

  • Nota: Wendy Álvarez
  • Foto: Roberto López
  • Video: Felipe Castillo / ANtonio Reyes / Estuardo Valdéz
COMPARTIR