A pesar de su baja estatura, el Oficial Segundo Juan Camey, quien pese a su discapacidad desde el nacimiento, triunfó en ser Policía Nacional Civil (PNC), afirmando que “querer es poder y yo he logrado enfrentar los obstáculos y ser PNC”. Como Juan existen 92 agentes policiales que han nacido con alguna discapacidad o provocada por cumplir con su deber.

El trabajo de las personas con discapacidad en la PNC es reconocido por las autoridades policiales, así lo comenta Jorge Aguilar Chinchilla vocero policial.

“El aporte que brindan a la institución policial es valioso, porque desde atender una llamada hasta apoyar de manera moral a una viuda policial, coordinar radiopatrullas para dirigirlas hacia un punto específico”.

Chinchilla, indica que dentro de las labores que realizan estas personas son, desde atender llamadas del 110, llamadas de la Capellanía, hasta coordinar las autopatrullas que deben atender una emergencia.

Camey, quien es oficial tercero,  dijo sentirse agradecido con Dios por su vida y además por permitirle enseñarle el valor de la vida a sus hijos pese a su discapacidad.

“Sufrí mucho cuando inicie, porque todos se burlaban de mí, pero tenía presente que quería ser Policía, por superación y por ayudar a los demás,” asegura el Oficial Camey.

Ricardo Alvarado, un joven no vidente, labora en la Subestación de Escuintla donde coordina las radioaptrullas y comenta que su trabajo es estratégico.

“Yo estoy en calidad de apoyo, estaba en la comisaría, pero realizo el trabajo de la coordinación de unidades, de búsqueda de información de hechos positivos y negativos, además de apoyo a los compañeros de búsqueda de estrategias”, afirma Alvarado.

Según, Chinchilla las personas con discapacidad dan más de sí mismas para que el trabajo se desarrolle de mejor manera,  además  se les coloca en un puesto estratégico para su desempeño laboral.

Nota: Flor Ortiz
Fotografía: Fernando Delgado
Video: Noe Medina / Antonio Reyes

COMPARTIR