Horas de angustia y terror vivieron dos docenas de pasajeros de un avión comercial que fueron rehenes de siete integrantes de un grupo terrorista que exigían agua, combustible y que fuera liberado y llevado al Aeropuerto Internacional “La Aurora” su líder para posteriormente alzar vuelo y escapar.

La aeronave fue ubicada en un lugar estratégico del aeropuerto y a las diez de la mañana con siete minutos iniciaron las tensiones, gritos y amenazas por parte de los terroristas quienes en cada momento vía radio pedían agua, combustible lo que llegó pasadas una hora y treinta minutos a lo que los terroristas entregaron a uno de los rehenes que dentro de la aeronave sufrió grave crisis nerviosa.

Llegan las diferentes unidades

Las unidades Especiales de la Policía Nacional Civil y del Ejército de Guatemala preparadas y calificadas para estas eventualidades se colocaron en sus posiciones y un negociador coordinó desde el CCI.

Los minutos pasaron y se presagiaba en el ambiente un aire de incertidumbre los terroristas incrementaron sus amenazas, la desesperación era la dominante y aumentó cuando los terroristas amenazan con que en el avión hay colocada una bomba.

Ante esto fue colocada en posición los agentes de la División de Investigación de Armas y Explosivos de DIDAE – PNC quienes se hicieron acompañar de un perro K-9 adiestrado para la detección de artefactos explosivos.

Asesinan a un rehén

El interlocutor de los terroristas al ver que sus demandas de combustible no fue atendida cumplieron con la amenaza y asesinaron a uno de los rehenes.

Luego de constatar la muerte de uno de los rehenes y agotadas todas las tácticas dilatorias por parte del negociador las autoridades tomaron la desición de ingresar a la aeronave y proceder a la liberación de los rehenes.

La liberación de los rehenes se dio en menos de un minuto, aprovechando el momento cuando los terroristas exigían que llegaran dos paramédicos únicamente a extraer al rehen fallecido.

Reducidos al orden

Posteriormente uno a uno y ya reducidos al orden los terroristas fueron sacados del avión y acostados con la cara al piso y con las respectivas esposas solo vociferaban consignas y tras ellos salieron de a poco los pasajeros visiblemente afectados por la traumática experiencia vivida.

Encuentran, extraen y desactivan artefacto explosivo

Liberados todos los pasajeros y con el perímetro plenamente acordonado los agentes antiexplosivos de DIDAE proceden a enviar a sus expertos en desactivación y colocan el aparato bloqueador de teléfonos celulares y al instante entra el perro K-9 con su guía para realizar la revisión del avión tanto por fuera como por dentro verifican que existía una bomba la cual fue extraída y posteriormente detonada de forma controlada.

Llega el Ministerio Público

Al final correspondió al Ministerio Público hacer su labor de peritaje tomar huellas digitales, y fotografías de los delincuentes y verificar cuantos fallecidos se dieron en él lugar de los hechos.

Simulacro permitirá la Certificación del Aeropuerto “La Aurora”

Todo lo descrito anteriormente, fue producto de un simulacro de interferencia ilícita realizado en un avión comercial, con el objetivo de obtener la certificación a nivel internacional que el aeropuerto debe adquirir de acuerdo a estándares de seguridad Internacional.

Este ejercicio sirvió para garantizar la seguridad del estado de Guatemala a través de las fuerzas militares y policiales del país.

Nota: Carlos Hernández
Fotografía: Doriam Morales

 

COMPARTIR