Tráfico de madera: un mercado ilegal combatido por DIPRONA

868

Disminuir la tala ilegal y el tráfico de madera, que pone en riesgo la riqueza natural de Guatemala, es uno de los ejes de trabajo que caracteriza a la División de Protección a la Naturaleza, (DIPRONA), de la Policía Nacional Civil; labor que ha dado como resultado, de 2017 a la fecha, la captura de 763 personas sindicadas de cometer estos hechos ilícitos.

El comisario Elías Rodríguez, Director de la División en mención, explicó que en los últimos años se han incrementado las acciones preventivas, para evitar estas actividades ilícitas, en lugares como Petén, Izabal, las Verapaces, Quiché y Huehuetenango, debido a que son los puntos donde se había detectado mayor deforestación, a causa de actividades ilícitas.

Por medio de estas acciones, encaminadas a proteger la masa boscosa del país, en el mismo período, también se han incautado 2 mil 851 metros cúbicos de producto forestal, que sería exportado a países asiáticos, principalmente a China.

El comisario Elías Rodríguez, Director de la División en mención, explicó que en los últimos años se han incrementado las acciones preventivas, para evitar estas actividades ilícitas, en lugares como Petén, Izabal, las Verapaces, Quiché y Huehuetenango, debido a que son los puntos donde se había detectado mayor deforestación, a causa de actividades ilícitas.

“En la División contamos con personal capacitado en la protección del medio ambiente, que como parte de su labor realiza recorridos frecuentes en las áreas boscosas, con el objetivo de evitar que los árboles sean talados, así como para proceder a la captura de los autores materiales de estos hechos” detalló.

 

Rodríguez indicó que también se realizan operativos en carreteras, por medio de los cuales se han decomisado camiones cargados de madera de distinto tipo como el cedro, el pino, el rosul y la caoba, siendo los destinos más frecuentes: China e India, a donde los traficantes intentan enviar los cargamentos con licencias falsas, a nombres de empresas de cartón e identificaciones ficticias de los propietarios.

Después de llevar a la sede de Chimaltenango de DIPRONA, los agentes miden troza por troza para calcular el valor en quetzales.

“Las organizaciones criminales dedicadas a esto, intentan sacar los cargamentos por diferentes vías, hemos decomisado contenedores en puertos, también vía terrestre en carreteras que van hacia países de Centroamérica, por lo que actualmente hemos incrementado los controles” refirió.

Además de la madera, también son decomisados los vehículos donde se transporta la misma y de igual forma los instrumentos utilizados para cortarla, como motosierras y hachas, que quedan como parte de la evidencia, esto en los casos donde los sindicados son capturados en el acto, así como las armas de fuego, que suelen llevar, para tratar de evitar su aprehensión.

“Nuestra función principal es proteger el medio ambiente, proteger el bosque y todo lo que nos da la naturaleza, dándole cumplimiento a las normas legales, que nos facultan para capturar a todas aquellas personas que quieran obtener un aprovechamiento ilícito de la naturaleza y dañen nuestro medio ambiente” puntualizó.

 

La legislación guatemalteca, por medio de la ley forestal, por la tala de árboles de especies protegidas y la exportación de madera en dimensiones prohibidas, impone penas que van de 1 a seis años de prisión, además de multas  de Q2 mil a Q50 mil según el delito.

Nota: Génesis Agustín

Fotografía: Roberto López

Video: Felipe Castillo /Estuardo Valdéz.