Una de las acciones que realiza el personal policial de la División de Protección a la Naturaleza (DIPRONA) de la Policía Nacional Civil (PNC) es la de reducir la tala ilegal y el tráfico de madera en el país, es por ello que frecuentemente se realizan patrullajes en zonas boscosas y selváticas con el firme propósito de prevenir y en muchas ocasiones de aprehender a personas que se dedican a talar árboles de especies endémicas con que cuentan los bosques del país.

Según el Jefe de la División sub comisario Edgar De La Cruz Hernández, el personal a su cargo, a diario, ponen a disposición de los tribunales correspondientes a decenas de malos guatemaltecos y hasta extranjeros quienes se dedican a depredar la flora nacional.

Según las estadísticas de DIPRONA en el presente año, se logró la incautación de 1,432.02 metros cúbicos de madera, esto gracias a la consecución de operativos en áreas alejadas y de difícil acceso.

En ésta cifra se incluyen especies maderables en las que sobresalen 640.57 metros cúbicos de madera en troza, 390.02 metros cúbicos de madera aserrada, 38.12 metros cúbicos de madera en poste, 260.79 metros cúbicos de madera para leña y 6.2 metros cúbicos de madera flich.

Además de 13.17 metros cúbicos de Mangle, un aproximado de 25.12 metros cúbicos de Rosul, 29.53 metros cúbicos de carbón, 3.5 metros cúbicos de resinas y 2.5 metros cúbicos de derivados de producto forestal.

El jefe De La Cruz Hernández señala que entre otras las especies de árboles más talados son el Cedro, Pino, Ciprés, Matilisguate, Conacaste, Pucté, Marillo, Caoba, entre otros y recientemente cinco taladores ilegales se atrevieron a cortar una Ceiba Pentandra en Santa Bárbara, Suchitepéquez.


Esta labor se realiza gracias al personal altamente capacitado de las distintas delegaciones desplegadas estratégicamente en todo el país y al trabajo en conjunto que se realiza con otras instituciones como el Instituto Nacional de Bosques (INAB) y varias municipalidades y sectores de las poblaciones quienes velan y se preocupan por sus recursos naturales.
Según las autoridades en estos operativos a los taladores ilegales se les han decomisado pick ups, camiones, moto sierras, hachas, machetes y hasta armas de fuego que suelen portar para en muchas ocasiones utilizarlas y así pretenden evitar ser capturados.

De las sanciones

Lo que indica la legislación guatemalteca, por medio de la ley forestal, por la tala de árboles de especies protegidas y la exportación de madera en dimensiones prohibidas, es que se impondrán penas que van de 1 a seis años de prisión, y además el pago de de multas desde Q2 mil a Q50 mil según el delito.

Nota : Carlos Hernández

Fotos: DIPRONA – PNC

Video: Edy Lima/ Antonio Reyes