“No me vuelvo a ir, lo viví dos veces y no quiero perder a mi familia”

148

Un vuelo procedente de Mesa, Arizona, Estados Unidos, arribó a la Fuerza Aérea Guatemalteca, donde descendió Venancio un migrante que buscó una mejor vida en el país americano pero aseguro que “No me vuelvo a ir, lo viví dos veces y no quiero perder a mi familia, me arrepentí y prefiero comer frijoles a sufrir en el camino”. Esta es una de tantas historias que se obtuvo de los retornados que estuvieron más de dos meses bajo custodia federal.

Venancio, explicó que su viaje inició desde la frontera de la Mesilla, en Huehuetenango donde tardo 6 días en llegar al Paso, Texas, EE.UU. “Salté el muro para pasar, pero me agarraron, estuve detenido 3 meses donde sufrí mucho de tristeza porque celebre mi cumpleaños 50 allá (Estados Unidos).

Además, Venancio comenta que vio como los niños sufrieron en todo el viaje porque los padres no tenían comida, ni agua y al llegar al muro se entregaban a la Policía Fronteriza para solicitar ayuda o asilo para sus hijos.

Esta es una de dos historias que escuchamos en la FAG, donde los guatemaltecos son recibidos por delegaciones de Migración, de la Secretaría de Obras Sociales de la Esposa del Presidente (SOSEP), Interpol Guatemala, Cancillería entre otras.

*Juan es un joven de 20 años que vive en Quiché, pero que decidió viajar por segunda vez, asegurando que toda su familia esta en Estados Unidos y él se encuentra soló en Guatemala, “Me quiero ir porque los extraño y no quiero estar acá, sin ellos”.

Al consultarle si volvería a viajar comentó: “No sé, debo pensarlo, porque no pague coyote, me fui solo y me lleve dos semanas buscando las rutas, se sufre mucho porque hay personas malas, pero gracias a Dios llegue, pero me detuvieron, tal vez no vuelva a intentarlo”.

Las estadísticas del Instituto de Migración demuestran que por el departamento de Huehuetenango es donde viajan más guatemaltecos con 4,578, seguido de San Marcos con 3,976, Quiché 3,095, Quetzaltenango con 2,762 y de Guatemala 1,384.

Nota: Flor Ortíz

Fotografía: Fernando Delgado

Video: Noé Medina/ Antonio Reyes