Proyectos de prevención han incorporado más jóvenes