Agentes de la Subdirección General de Prevención del Delito de la Policía Nacional Civil, en conjunto con personal del Banco de Alimentos de una organización cristiana, hicieron entrega de frutas a familias no asalariadas que residen en zonas marginales, de la capital, las cuales les servirán para preparar frituras y bebidas calientes, para su nutrición.

Esta ayuda humanitaria y de proyección social, la cual también fue extendida a algunas fundaciones benéficas que albergan a niñas, niños y personas de la tercera edad.

Personas que en determinado momento se pueden tornar vulnerables ante la irregularidad de provisión de abastos en los distintos puntos de abastecimiento, por el problema del Coronavirus que enfrenta el país.

Estas acciones las realizan en cumplimiento al eje de acertamiento comunitario y en acopio al eslogan de gobierno “Juntos Saldremos Adelante”.