Recientemente el Presidente de la República, Alejandro Giammattei anunció de manera enfática que, “ninguna muerte de un miembro de la Policía Nacional civil (PNC) quedaría en la impunidad”, y efectivamente en poco tiempo, fueron detenidos dos presuntos asesinos del investigador policial Luis Adolfo Medrano Esquivel, ejecutado a balazos, en diciembre del año 2019.

El lamentable asesinato ocurrió en la Ladrillera, Zacapa, cuando el investigador de la dirección General de Inteligencia Civil (Digici) realizaba con otro de sus compañeros diligencias de investigación, vigilancia y seguimiento a una estructura criminal en un sector del departamento del oriente del país.

Según el relato del compañero que durante los forcejeos lograra escapar, ambos fueron sorprendidos por tres hombres armados quienes los despojaron de sus pertenencias, se subieron al vehículo, los agredieron físicamente, y, cuestionándoles el motivo de porque se encontraban en el lugar, llevándose a Medrano Esquivel.

Posteriormente, se localizó el cuerpo sin vida del Investigador Policial de 31 años, originario del municipio de Quezada del Departamento de Jutiapa, de profesión Licenciado en Pedagogía y un notable y destacado agente de Policía Nacional Civil con una antigüedad de 9 años y quien falleció en cumplimiento del deber, por lo cual en su momento fue homenajeado por su impecable labor policial.

Las autoridades integradas por la Policía Nacional Civil y el Ministerio Público, en un trabajo conjunto de investigación logran la aprehensión de los supuestos responsables del crimen.
Los detenidos son José Antonio Perdomo Zacarías y Jared Ismael Barrera Castañeda luego de una persecución policial que terminó en el kilómetro 75.5, en la autopista camino al Puerto Quetzal, Escuintla.

Nota: Carlos Hernández
Fotografía: Mingob PNC