Mística, disciplina, entrenamiento y una gran actitud son necesarios en una agente DIFEP


Isis López Ramírez, Oficial III de la Policía Nacional Civil (PNC) quien forma parte de la División de Fuerzas Especiales de Policía (DIFEP) desde hace 19 años, asegura que para pertenecer a la misma es necesario mucha disciplina, mística, entrenamiento, y una gran actitud.

Cuenta que sus inicios en la DIFEP fueron en el núcleo de Reserva en la Comisaría 12, quienes son los encargados de retomar el orden cuando existe descontrol en cualquier sector de la República, y, fue desde allí cuando tomó la decisión de averiguar cuál era la unidad o división que se encargaba específicamente de retomar el control en ciertas situaciones.

Ahora casi dos décadas después con su experiencia López Ramírez puede decir con toda certeza que una agente FEP debe poseer entre otras cualidades la decisión, la voluntad, la mentalidad positiva, lo que es vital para creerse que lo que se propone se puede lograr.

Gracias a su experiencia ahora prepara a las futuras generaciones de agentes de la Fuerza, para lo cual dice, es necesario que se tenga mucha disciplina y actitud.

«Siempre busco la forma para que los compañeros y compañeras vean en mi a una líder, la nueva generación necesita que se les transmita la mística y el amor por lo que hacen, que estén siempre unidas», comentó López Ramírez.

Al servicio de la población

Explicó también que «La PNC trabaja para servir a la población guatemalteca, en ningún momento somos represivos, somos pacíficos por naturaleza, pero en cualquier momento tenemos que vernos fuertes, por las situaciones que se presentan en diferentes escenarios, pero nos gusta ser visto como amigos, referentes de seguridad, y que cuando nos vean reconozcan en nosotras que también hacemos un trabajo preventivo», expuso la Oficial III.

Días agitados y siempre aprestos al llamado

Un día dentro de las FEP, es bendecido pero es agitado siempre aprestos al llamado, no hay descansos, siempre con las botas y equipos listos pues las salidas son de carácter urgente, expresó López Ramírez.

Y en cuanto a su familia, indicó que es madre de cuatro hijos y que su esposo también pertenece a la Policía Nacional Civil por lo cual “bendito sea Dios” le ha servido para apoyarse, comprenderse y salir adelante.

«Mis hijos me han apoyado en todo momento y me han visto ascender hasta lo que hoy soy con mucha humildad, la primer Oficial III de carrera dentro de la Fuerza».

Todas las mujeres tenemos la capacidad de alcanzar las metas

Señaló que las mujeres tienen la capacidad de alcanzar las metas que se propongan y tienen la capacidad de dirigir tanto a personal femenino como al masculino, porque los entrenamientos son igualitarios y en general sin distinción, con la experiencia y conocimientos que se han adquirido, aunado al trabajo en equipo, hombres y mujeres trabajan para una misma misión.

López Ramírez apuntó que las nuevas generaciones deben trabajar con mucha actitud, recordando que ésta es una profesión digna con la cual les llevan el sustento a los hogares y son capaces de trabajar sin discriminación, bendecidas por el hecho de ser mujeres, madres, hijas y esposas capaces de desarrollarse en cualquier unidad.

Para concluir la Oficial III señaló que si el Creador se lo permite, entre las metas por cumplir está el continuar ascendiendo dentro de la PNC, continuar una maestría, adquirir más conocimientos, experiencia, cursos en el extranjero, y porque no, tomar el ejemplo de las damas que han llegado a ser Subdirectoras dentro de la institución policial.

Nota: Carlos Hernández
Fotos: Edy Lima
Video: Edy Lima
Voz Off: Alex Coxaj

Alerta de Corrupción

Ultimas noticias